El Tesoro de la Juventud

MENU

Formas de Unir la Madera

Ensambladuras de madera.

En talleres y fábricas se hacen muchas cosas, porque la naturaleza solamente suministra los materiales para el servicio del hombre, el cual tiene que transformarlos acomodándolos a sus necesidades. Semejantes materiales son de origen vegetal, mineral y animal; y comprenden: madera, metales, marfil, cuernos, huesos, conchas y otras substancias que tienen que ser cortadas o trabajadas hasta darles la forma adecuada a los usos a que se destinen; y cuando para un artículo determinado se requieren dos o más piezas es preciso juntarlas. Esta operación recibe en carpintería el hombre de ensambladuras o ajuste.

Formas de Unir la Madera - 1Cualquier muchacho sabe que todas las uniones no son iguales. Vea su padre, por ejemplo, en encolar una esquina rotas de una mesa o de una silla; a su madre, componer con argamasa una jofaina rota, y al carpintero que hace ensambladuras en las cuales unas partes salientes de la madera se ajustan a otras huecas, y que a veces usa tornillos y clavos. Las partes de una máquina se unen con tornillos internos.

Las piezas de un puente de acero se juntan con roblones o clavos remachados, también de acero. Hay más de 100 maneras de juntar piezas, una para cada caso particular. Aquí consideraremos únicamente algunas clases de ensambladuras de las maderas.

Formas de Unir la Madera - 2Examinando una tabla, al instante observaremos que la dirección que siguen las fibras o becas es muy importante. Podremos quizás, doblarla y aun partirla a lo ancho; pero no lo conseguiremos con tanta facilidad a lo largo. Por longitud se entiende aquella dimensión en que el árbol crece en altura y en cuya dirección están las fibras. Es muy fácil desgarrarlas, pero no lo es quebrarlas de través, a no ser que la tabla sea muy delgada. Esta diferencia debe tenerse en cuenta siempre, al hacer ensambladuras. También sabemos que a veces una tabla se encoge y cruje; pero esto nunca ocurre en la dimensión más corta, ni cruje en esa dirección. Sin embargo, debe tenerse presente este hecho.

Además, algunas maderas son mucho más duras que otras. En unas, las fibras son rectas; en otras, torcidas; pero en todo se presentan las mencionadas diferencias debidas a la dirección de las fibras. Y el joven que trabaja en casa, así como al carpintero y el ebanista, tiene que hacer ensambladuras de tal manera, que se mantengan firmemente y sean adecuadas a la clase de trabajo, y ver si la fibra de la madera está dispuesta en la dirección más fuerte, para que no se encoja ni cruje.

Formas de Unir la Madera - 3ENCOLADURAS. La cola es una pasta hecha de gelatina animal. Se aplica caliente a las superficies de las ensambladuras, empalmes y acoplamientos y cuando se enfría se adhiere de tal manera, que antes se romperá la madera que la encoladura se despegue. Pero la unión debe hacerse en la dirección de las fibras, no transversalmente a ellas, y sólo debe dejarse una delgada película de cola, porque si se deja demasiado se echa a perder la juntura.

La cola produce un empalme muy seguro, porque penetra por los tubos capilares de la madera y cubre las superficies en contacto. Si las maderas fuesen como el cristal, la cola no las mantendría unidas con tanta fuerza. Tampoco sostendría bien los extremos de las fibras, o lo que se llama veta terminal.

Por ejemplo, no podemos confiar sólo en la cola para asegurar los ángulos de una caja. No solamente sería débil la acción de la cola, sino que la superficie encolada sería demasiado pequeña para la fuerza que ha de tener. Sin embargo, en algunos casos es lo suficientemente fuerte para el fin a que se destina, mientras en otros es casi inútil.

Formas de Unir la Madera - 4CLAVETEAR. La acción de claretiano es un medio fuerte y rápido para sujetar piezas de madera unas a otras. Es algo grosero, porque quedan al descubierto las cabezas de los clavos y esto haría desastroso efecto en muebles pulcramente acabados.

Se usan clavos de alambre, de diferentes tamaños y grados de finura. Los tornillos se emplean generalmente en trabajos desmontables y que deben tratarse con delicadeza. La única manera de desmontar un trabajo claveteado es arrancando los clavos con un martillo, con un formón o un destornillador. Los clavos deben colocarse en la madera de forma que si se ha de hacer un corte con un escoplo, una gubia o con la sierra, no haya peligro de tocarlos.

ENSAMBLADURAS EL ÁNGULO. Las figuras del 1 al 16 representan ensambladuras a propósito para cajas y otros trabajos semejantes.

Formas de Unir la Madera - 5La más sencilla es la indicada en la figura uno. En esta las piezas más corta se clavan entre las largas. Ajustes planos de esta clase se usan mucho, pero solamente para trabajos toscos. Algunas veces los bordes llevan una ranura, como se ve en la figura dos. Esto impide que los extremos sean empujados hacia adentro, porque los clavos sólo no son suficientes para mantener las partes exactamente en su sitio. Una manera mejor es formar lengüetas en los extremos, las cuales penetran en muescas, como indica la figura número tres. Un procedimiento más fuerte aún lo indica la figura cuatro; pero en este caso los extremos de las tablas anchas han de dejar rebordes que no siempre son permitidos. Otro sistema se ve en la figura número cinco, donde los extremos se ajustan en muecas en forma de V. éstas mantienen sujetas las partes sin el auxilio de clavos. Claro es que las espigas han de deslizarse dentro de las muescas.

Tal ensambladura se ejecuta solamente encolándola; pero la encoladura es muy engorrosa y suele hacerse pocas veces. La figura número seis muestra un método tosco, pero fuerte, que se usa mucho para cajas de embalaje. En los extremos de las piezas se clavan estaquillas, que, aumentando la superficie de ajuste, sujetan mejor e impiden que la caja se "salga de escuadra". Las figuras 7, 8, 9 y 10 representan ensambladuras angulares, que se usan raras veces para cajas enteras. En estas las ventas de la madera pueden ir en cualquiera dirección.

En todos los demás ejemplos, han de seguir la dirección que se indica. Las figuras siete y ocho son ajustes de ranura con un adorno por fuera de para darle mejor aspecto y hacer que no se advierta la línea de unión. La figura nueve lleva en el ángulo lo que se llama un óvalo, y la 10 tiene redondeados los ángulos por dentro y por fuera. Si el ángulo interior fuese en escuadra, no sería necesario ajustar en la pieza que se ve dentro.

Formas de Unir la Madera - 6INGLETES. Los ajustes en inglete se usan para cajas de trabajo fino y elegante, el inglete, que en su forma más sencilla se representa en la figura número 11, es la ensambladura más limpia posible. Pero no hay manera de sostener juntas las partes con mucha fuerza. Los extremos de todas las piezas se cortan en ángulo de 45° y después se ajustan como se muestra en el grabado, con todas las fibras terminales ocultas. Tales ensambladuras se encolar; pero la cola no sostiene bien el corte de las fibras y en tal ángulo. A veces suelen clavarse clavitos finos; pero por lo común los cortes se hacen con la sierra después de que las piezas han sido en coladas y que la cola se ha endurecido.

Estos cortes se encolar delgadas espigas de madera, que atribuyen a retener las partes. Ajustes más fuerte se obtienen por medio del inglete interrumpido, como se ve en la figura número 12, usado cuando los lados son de diferente espesor; pero si fuesen igualmente gruesos, podría emplearse el inglete labeado, como en la figura número 13. En estos dos últimos casos haya espaldón es cuadrados para ajustar, además de las partes que se han cortado en ángulo.

Formas de Unir la Madera - 7COLAS DE MILANO. Las ensambladuras más fuertes de ángulo se hacen cortando en forma que unas partes penetren en otras. La más sencilla de todas no es realmente la cola de milano, sino la llamada de espiga recta, que se ve en la figura 14. Estas espigas se cortan mecánicamente y se usan especialmente para cajas ligeras y pequeñas. Basta encolar las y son muy fuertes; pero el aspecto no se considera bastante bueno, sino para cajas baratas.

Las figuras 15:16 muestran colas de milano en que las espigas tienen forma de cuña en lugar de ser de caras paralelas, como las anteriores y, por consiguiente, sólo hay una dirección en que se pueden juntarse y separarse. Éstas solamente se usan en coladas.

Observaremos que los extremos de las colas de milano tienen más bien una apariencia fea, y que el ajuste no es tan limpio como el de los Ingletes. La cola de milano de la figura 15 se llama descubierta y la de la figura 16, semidescubierta; pero hay otras enteramente cubiertas.

Las figuras 17:18 muestran separadas las partes de la figura 15:16. La figura 19 está cortada en cola de milano cubierta, y al exterior ofrece un aspecto como la ensambladura en inglete.

Las colas de milano cubierta son muy difíciles de cortar y no son tan fuertes como las planas; pero en atención a la apariencia se prefieren en trabajos finos.

En estos trabajos el ajuste de las piezas ha de ser perfecto.



El Tesoro de la Juventud



El Tesoro de la Juventud on Line, 2011. Todos los Derechos Reservados
Aviso Legal | Politicas de Uso | Mapa de Sitio